~Información ^o^~

Post de instalación de Ijiwaru My Master + Parche aquí~

(Nota 1: Hasta ahora están traducidas sólo las rutas de Ryuka, Leon, Eins y la parte común Delta-Evans, así que no se sorprendan si de pronto empieza a salirles todo en japonés D:)
(Nota 2: En este post estará siempre el parche más actualizado, así que NO es necesario que resuba ningún archivo en ningún otro post. Lo digo porque me han llegado muchos mensajes pidiendo que resuba archivos en posts que ya tienen como 2 años -.- )

Antes de hacer alguna pregunta en los comentarios o en la caja de mensajes, revisen este post de preguntas frecuentes, quizá la respuesta que buscan esté allí :3

IMPORTANTE: Todos los juegos que suba estarán en JAPONÉS, NO en español ni en ningún otro idioma (excepto IMM, claro).

---------------------------------------------------------------------------------

Hola, bienvenid@s a mi blog :'D

En un principio creé este espacio para subir todas las cosas que produzco, esto es, mis escritos y mis dibujos... Y cualquier otra cosa que pudiera salir y tuviera ganas de compartir :'D

Pero resulta que, desde que inicié mi proyecto de traducción del juego otome "Ijiwaru My Master", comenzaron a llegar un montón de personas interesadas en ese tipo de juegos... A esa altura decidí transformar este blog en un espacio dedicado a los juegos otome-- Donde compartiré traducciones, reseñas, opiniones y algunas descargas de esas historias que tanto me fascinan *o*

Siempre he querido hacer algo para que los otome se hagan más conocidos por los hispanoparlantes-- Creo que con esto estoy haciendo mi aporte x3

Espero que les guste esta nueva imagen y contenido del blog, que lo disfruten y me dejen sus comentarios, críticas, sugerencias y demases :D

~Izumi~ ^^=

~Trabajo en progreso x3~


En este espacio voy a ir anotando todos los proyectos en que esté trabajando y el grado de avance que llevo en ellos. SI NO APARECE NADA NUEVO AQUÍ ES PORQUE NO HAY NADA NUEVO. Así ya no tendré que responder una por una a las personas que pregunten cuándo habrá actualizaciones de IMM C:

[19 de Agosto de 2015] Hiatus hasta nuevo aviso ・ω・


- [Under the Moon] Novela visual, introducción (33/184 archivos, 17,93%).

- [Ijiwaru My Master] Novela visual, ruta de Delta (40/69 archivos, 57,97%).

- [Amnesia] Anime, Capítulo 11 (10% aprox)

- [Kuro to kin no akanai kagi] Serie de OVAs, Episodio 2 (0%, ni siquiera he visto el OVA todavía -w-)

- [Diamond Heart] Mi propia novela visual, resumen bien general de cada ruta.
(Introducción: 40% aprox; Dimitri: 10% aprox; Ethan: 20% aprox; Moebius: 35% aprox; Drei: 55% aprox; 13 de 16 finales *o*)

- [Heart no Kuni no Alice] Novela visual, reseña de la ruta de residencia de Ace (1% aprox :'D)

- [Real Rode] Novela visual, reseña de la ruta de Lukia (0% TwT)


jueves, 26 de marzo de 2009

[Yoru no Taiyou] Capítulo 01

Capítulo 1: "Deai ~ Kodoku no owari no hajimari"
(Encuentro ~ El principio del fin de la soledad)

Notas: Cuando planeé esta historia, me la estaba imaginando como un anime o un manga, por eso no está escrita exactamente como escribiría una novela, más bien parece... una suerte de guión novelizado... Porque está llena de símbolos como "^^" o "T_T" y cosas así xD Sólo lo digo para que sepan que estoy consciente de ello x'D
Otra cosa... Por el medio van apareciendo palabras en japo a veces... Por lo mismo, porque en mi cabeza lo veo todo como un anime e incluso puedo escuchar las voces hablando xD ¿Quizá deba poner las traducciones? No sé, si alguien está leyendo esto, me hace llegar su opinión, plz n_ñ


**********************************************************************


La chica por fin salió del bosque. No podía creer lo que veían sus ojos. ¡El lugar se había convertido en un maravilloso campo de flores! Y pensar que cuando lo vio por última vez había sólo unas cuantas florcitas que ella misma había plantado para que acompañaran a la única otra que había logrado brotar entre toda esa hierba... Era una sorpresa muy grata. Entonces la chica corrió hacia el lago que se divisaba no muy lejos. ¡Ahí estaba! Su lago no había cambiado nada. Tocó el agua con la punta de sus dedos pálidos. Sí, todo estaba igual que antes... Seguro nadie más había descubierto este sitio aún. Ésas eran buenas noticias: así podría continuar siendo su lugar secreto. La chica se quitó la ropa y entró al agua, igual como solía hacerlo cuando era una niña pequeña, hace ya varios años.

"Por lo menos hasta ahora, no se siente tan mal haber vuelto a esta ciudad..."

Un chico de largo cabello azul iba caminando por el bosque.

"Así que pronto llegará el momento... ¿Y cómo puede saberlo? Como sea... Ya era hora de que llegara... Veremos si todo ese entrenamiento ha dado frutos. Aunque ella siempre dice que no será difícil, que sólo tendremos que tener paciencia... Ah, no importa... Tengo toda una vida para esperar."

De pronto, oyó un ruido de agua alborotada... y una risa suave y femenina. Entonces apuró el paso hasta llegar cerca del lago. Era extraño que hubiera alguien allí; después de todo, éste era SU lugar secreto, donde no había nadie que pudiera molestarlo... Se asomó por entre los árboles con sigilo. En efecto, había alguien. Una chica de ojos del mismo color de la hierba que cubría los alrededores, de largo y ondulado cabello celeste estaba bañándose en el lago, completamente desnuda. Y... parecía que estuviera jugando con un ave invisible, porque de vez en cuando alzaba las manos hacia el cielo, como para que algo se posara en ellas.

"Es hermosa... Parece una... ¿ninfa? ...Un momento... ¿Será ella la última que debía llegar?"

Se acercó un poco más, sin detenerse a pensar que perdería la protección de los árboles. Sí, seguro que era ella, tenía que ser ella... En ese momento, la chica se dio cuenta de que no estaba sola. Ambos se quedaron mirando unos segundos, inmóviles. Ella no pudo dejar de notar el parecido de los ojos del chico con el verdor profundo y misterioso del bosque que rodeaba casi por completo el lago.


**********************************************************************


Al ir andando por el sendero, la ciudad iba apareciendo poco a poco entre los árboles. Ya estaba atardeciendo. Los días se irían alargando cada vez un poquito más, porque la primavera ya estaba cerca.

"Ah... Qué extraño se siente caminar por estas calles otra vez... Aunque mi lugar secreto siga más o menos igual, la ciudad ha cambiado mucho. Por ejemplo, este parque no estaba, ni todas estas casas. Bueno, es obvio... Nada puede permanecer por siempre igual, aunque uno lo desee con todas sus fuerzas... Las cosas cambian, mucho o poco, ya sea para bien o para mal. Pero cambian de todos modos. Es algo inevitable..."

A la chica le llegó a los oídos un llanto que la sacó de sus pensamientos. Venía del otro lado de un enorme árbol del parque. Al acercarse, se encontró con una niña de unos siete años, sentada en el suelo y con el rostro anegado en lágrimas.

- No soy una niña mala... No soy una niña mala... - repetía una y otra vez.
- ¿Quién dice que lo eres?

La joven de cabello celeste se agachó frente a la pequeña y le sonrió cálidamente.

- Unos... compañeros de clase... - respondió la niña, intentando parar de llorar.
- ¿Y por qué dicen eso? - preguntó la chica, intentando limpiar las lágrimas de las mejillas de su interlocutora.
- Es que... me estaban molestando... porque yo... tengo magia... lastimé a una... compañera que... no tenía nada que ver... yo no quería... hacer eso... no me gusta tener... magia... porque nadie quiere... ser mi amigo y todos dicen... que soy mala y que le... hago daño... a la gente... - logró explicar la pequeña, entre sollozos.
- Ya no llores... Entiendo perfectamente cómo te sientes... - dijo la chica con unas gotitas naciendo en sus ojos, las cuales apartó de inmediato.

Nieve, frío, ecos de risas... ¿Hace cuánto tiempo se prometió que olvidaría esas imágenes?

- Yo también soy una hechicera... y me ocurría lo mismo que a ti...
- En... ¿en serio?

La niña sólo la observaba con los ojos púrpura bien abiertos.

- Sí... Pero, ¿sabes? En un tiempo más vas a aprender a controlar tu magia, y vas a poder usarla para hacer cosas buenas.
- ¿Cosas buenas? ¿Cómo qué?
- Como curar personas heridas... Hacer crecer plantas... Mover cosas grandes con tu mente... O cosas más simples, como esto.

La joven puso una mano extendida frente a su boca. Luego de soplar, aparecieron cientos de diminutas burbujas que comenzaron a elevarse suavemente.

- ¡Sugoi! ¿Y qué más puedes hacer? - preguntó la pequeña, ya mucho más animada.
- Mm... También puedo caminar sobre el agua... Aunque según sé, no todos los hechiceros pueden hacerlo... Tienes que entrenar mucho para lograr hacer algo así... Pero yo sé hacerlo desde que tenía más o menos tu edad... - respondió ella, pensativa - Me parece que después de todo soy más rara que tú... ^^u
- ¡¡Uwaa!! ¡Ya no me importa ser rara! Si aprendo a ayudar a la gente, ya no van a poder decir que soy mala... ¡No sabía que podría hacer esas cosas!
- ¿No hay nadie más en tu familia que sea hechicero?
- No. ¿Por qué?
- Es que... no es muy común ser el único en la familia que posea magia... A pesar de que los hechiceros son muy escasos, generalmente hay por lo menos un familiar directo que también sea hechicero. Supongo que tú y yo somos únicas.
- ¿En tu familia tampoco hay más hechiceros?
- No... Pero no creo que eso tenga mucha importancia, en realidad, no te preocupes. ^^u
- Sí... Ya no tiene mucha importancia ser rara, ¿verdad? Desearía haber sabido esto antes... ¡Voy a esforzarme mucho para aprender a usar mi magia como tú! ...A propósito, ¿cómo te llamas?
- Ah, disculpa, no me presenté... ^///^U Soy Miyahara Rie.
- Yoroshiku, Rie-san! Yo me llamo Chiba Hanako. ^^ Espero verte de nuevo...
- ¡Claro que me verás de nuevo! Creo que... podría enseñarte a controlar tu magia... Se supone que deberías lograrlo sola, pero podemos intentar acelerar el proceso... ^^
- ¿De verdad harías eso? ¡Muchas gracias! Entre más pronto aprenda, más pronto dejarán de decir que soy mala... ¡Ya verán esos niños antipáticos! x(
- Jeje... ^^u ¿Vives por aquí?
- ¡Sí! Por cierto... ¡Tengo que irme ya, mi mamá va a regañarme si llego muy tarde! Otro día nos encontramos, cuando tengas tiempo... Yo siempre paso por aquí de todos modos. ¡Gracias por todo de nuevo, Rie-san! ^^ - dijo Hanako, haciendo una inclinación rápida.
- No fue nada... ^///^
- Bueno, ya me voy, de veras tengo prisa... Bye-bye! ^^
- Mata ne, Hanako-chan! ^^


**********************************************************************


- Tadaima!
- ¡Ah, Rie-chan! ¿Habías salido? No me di cuenta... - comentó un chico de cabello castaño algo desordenado, con la vista fija en la TV y un paquete de papas fritas en la mano.
- ¿Cómo te ibas a dar cuenta, si has estado todo el santo día viendo televisión? ¬¬

Una niña de unos doce años venía bajando la escalera, mirando a su hermano con profunda desaprobación. Era muy parecida a Rie; la única diferencia era el azul de sus ojos, idénticos a los del chico, el cual haciendo caso omiso de la niña, subió el volumen del televisor.

- Jeje... Déjalo, Umi-chan... - dijo Rie, con una risita - Ya desde mañana tendrá muchas cosas que hacer. ^^u
- Mm... ¬¬ ¿Y adónde fuiste, nee-chan?
- Salí a caminar un poco... A ver de nuevo la ciudad. En realidad está muy cambiada.
- Pues yo no me acuerdo de nada.
- Claro que no... Tú ni siquiera habías nacido cuando nos fuimos. ^^u
- Sí... u_u ¡Pero de todas formas estoy emocionada! Me encantan las cosas nuevas. ^^ Ya quiero que sea mañana... ¡Nuestro primer día en la escuela nueva...! - exclamó Umi, con clara expectación.
- Mm... Yo no puedo estar tan emocionada como tú... - replicó Rie, bajando la vista.
- ¿Hasta cuando sigues con esa actitud? ¡No puedes tenerle miedo al mundo para siempre! ¬¬
- Sí, lo sé... Es que tú no sabes las cosas que me han pasado... - susurró la chica, con los ojos opacos.
- ¡Es que nunca me cuentan nada! "Eres muy pequeña, en unos años más..." - imitó la niña, con un sonsonete burlón - ¡No es justo! ¡Ni Kotaro-kun me lo quiere contar!
- Me alegro de saberlo... A pesar de que a veces sea muy indiscreto... se puede confiar en él - dijo Rie, observando a su hermano con una sonrisa cariñosa - ...Oye... ¿Ayer no dijiste que el paquete de papas que había en la despensa era tuyo?
- Sí, ¿por qué?
- Por si no te diste cuenta, Kotaro se lo está comiendo... ^^;;;
- ....¬¬##....

Luego de apretar los puños con furia unos instantes, Umi soltó un grito apocalíptico...

- KO-TA-ROOOO!!!! ¡Ya es la tercera vez que me haces lo mismo esta semanaaaaa!! ¡Yo dije que esas papas eran MÍAS!
- ¡Mentira! ¡Yo nunca escuché eso!
- ¡Sí lo dije! ¡Me voy a vengar! ¡Ya vas a ver cuando...!

En ese momento, Rie aprovechó de subir a su habitación. Necesitaba estar sola un rato, para pensar con tranquilidad... Bueno, la máxima tranquilidad que se puede obtener cuando tus hermanos están peleándose a gritos en el piso de abajo.

Rie abrió la ventana y miró al cielo. Ya había terminado de oscurecer. De pronto, apareció de la nada una criatura pequeñita, con el aspecto de una bola de pelo celeste con unos brazos menudos y zapatos azules, que miraba a la chica desde el alféizar con sus enormes ojos verdes.

- ¿En qué piensas, Rie-chan? - quiso saber la criaturita - ¿En lo que sucedió en el lago?
- Sí... Me pregunto quién era ese chico... ¿Crees que te haya visto, Kira-Kira?
- No... Ya te he dicho que puede verme sólo la gente que quiero que me vea.
- Es verdad, pero... ¿Ese chico habrá estado ahí en realidad? ¿O habrá sido mi imaginación? Tú también viste cómo desapareció, ¿no?
- Sí, lo vi. Seguro era un hechicero. Y no cualquiera, sino uno con años de entrenamiento. Sólo así podría haber usado teletransportación. A menos que haya sido un fantasma...
- ¿Tú crees? - preguntó ella, acercando su cara al pequeño.
- Claro que no - contestó Kira-Kira, emitiendo una risa suave.
- Yo tampoco ^^u ...De todas formas ya no puedo confiar en que ese lugar es secreto... Podría volver a aparecer ese chico, o cualquier otra persona. Ya no debería volver a hacer ese tipo de cosas... - reflexionó Rie, sonrojándose al recordar la escenita en el lago... Nunca había pasado tamaña vergüenza.
- Claro que no... Te lo dije, pero no me quisiste escuchar. Ya no eres una niña pequeña, tienes 18 años. No puedes andar bañándote "así" en cualquier parte... ¬¬
- Sí, lo sé... Cómo pasa el tiempo... Éste ya es mi último año de escuela... Y mañana es mi primer día de clases...

Al decir esto, la chica bajó la vista hacia la calle. No se ve a nadie afuera.

- ¡Ánimo, Rie-chan! Tengo el presentimiento de que éste será el mejor año de tu vida - dijo Kira-Kira, flotando hasta posarse en el hombro de la chica - Quién sabe... Tal vez hasta encuentres novio. ^^
- Nunca he tenido novio... Ni siquiera he tenido amigos de verdad, Kira-Kira... ^^u
- Ah, pero siempre hay una primera vez para todo.

La criatura levantó uno de sus cortos brazos, apuntando hacia el cielo.

- Mira, en esa estrella dice que este año vas a encontrar el amor... y será un amor eterno, durará por los siglos de los siglos.
- Sí, claro, claro... - asintió ella riendo mientras cerraba la ventana. Acababa de pasar por ahí una pareja tomada de la mano.
- ¡Es en serio! ¡Yo puedo leer las estrellas! ¿Por qué nunca me crees?

Con esto, la criaturita se fue flotando muy ofendida hasta el extremo más alejado de la cama.

- No te enojes... ^^u

La chica corrió las cortinas y luego fue a sentarse en el suelo frente a Kira-Kira.

- ¿Sabes? En realidad no es cierto eso de que no tengo amigos. Desde hace mucho tiempo que te tengo a ti. ^^
- Ah, Rie-chan... ¡Qué linda eres! 8_8
- Jeje... Sólo digo la verdad... Eres mi único amigo, y te quiero mucho. ^^
- ¡Yo también, Rie-chan! 8_8 - le correspondió Kira-Kira, con los ojos verdes brillantes y temblorosos.
- No te pongas así... ^^u - lo consoló ella, acariciando su cabecita peluda con un sólo dedo - Bueno, supongo que ahora deberíamos dormir... Mañana será un largo día...


**********************************************************************


- Ohayou!
- ...Ha-Hajimashite!

Así que el primer día de clases había llegado. Los mellizos Miyahara saludaron a sus nuevos compañeros, el uno con mucha seguridad y un gesto energético, y la otra, al contrario que su hermano, con voz entrecortada y una sonrisa tímida. Cuando el profesor les indicó que tomaran asiento, Rie por fin levantó la vista y comenzó a pasarla por las caras de los muchachos. Fue enorme su sorpresa al ver a cierta figura conocida en el último puesto, junto a la ventana. Un chico de largo cabello azul tomado en una cola casi al final de su extensión, y profundos ojos verdes. Él, que hasta entonces no había puesto nada de atención, de alguna forma sintió su mirada, y se la devolvió... con la misma sorpresa. Ella de inmediato volvió a concentrarse en buscar un puesto vacío, con las mejillas coloradas. Encontró uno junto a una chica rubia de ojos rosados, y se precipitó hasta allá. Él sólo continuó observándola con los ojos entornados.

- ¡Hola! ¿Tú cómo te llamas?

Algo se había interpuesto en su campo de visión. Él simplemente movió su cabeza un poco hacia adelante. Sí, debía ser ella. Ese pelo celeste... era el único color que faltaba.

- ...Oye... ¿Me escuchas?

Recién se dio cuenta de lo que pasaba. Un chico algo bajo y de cabello castaño se había sentado en el puesto junto al suyo.

- ¿Y tú quién eres? - preguntó él.
- ¿No oíste al profesor? Soy nuevo. Me llamo Miyahara Kotaro - explicó él sin molestarse - Vuelvo a preguntar: ¿Tú cómo te llamas? ^^
- ...Hirakawa Katsuya - contestó el chico de cabello azul, después de unos segundos. Luego siguió mirando a la chica.
- Ah... ¿Puedo preguntarte algo?
- No.
- ¿Por qué la miras tanto?
- La vi ayer bañándose en el lago, y me pareció que era una de esas ninfas... - respondió Katsuya, sin pensar en lo que decía.
- ¿Qué lago? ¿De qué hablas? ¿En esta ciudad hay un lago? ...Espera un momento... ¿¡Viste a MI hermana bañándose en un lago!? - exclamó Kotaro, preguntándose por qué habría usado exactamente la palabra "ninfa"...
- ...¿Tu... hermana?...

Katsuya por fin se percató de la situación en que estaba. ¿Por qué tuvo que decir eso?

- ¡¡SÍ!! ¡¡MI HERMANA!! - gritó Kotaro aún más fuerte, levantándose de su asiento. (Katsuya: •_•)
- ¿Algún problema, señor Miyahara? ¬¬ - inquirió el profesor con profunda molestia.
- Ah, jeje... Lo siento, profesor... ^^;;;; - se disculpó éste, volviendo a sentarse.

Unos asientos más allá, Rie estaba que se moría de vergüenza.

"¿Por qué justo ESE chico tiene que estar aquí, en ESTA escuela, y en ESTA clase? Espero que no le cuente a nadie lo que vio... ¿Voy a tener que evitarlo todo el tiempo? ¡Pero va ser casi imposible estando en la misma clase! No voy a poder mirarlo nunca a los ojos... No, no, tengo que olvidar todo esto, seguro estoy toda roja... Mejor ponle atención al profesor, Rie. Sí, eso es... ¿¡Pero cómo me voy a concentrar si ese chico no me saca los ojos de encima!? Ojalá mirara hacia otra parte, ojalá se olvidara de que existo... Eso debería hacer yo. Sí, escucha al profesor, ya te dije..."

Más o menos así pasó un buen rato, sin poder concentrarse en absoluto en la clase.

- ¿Qué te pasa, Rie-chan?

De repente, la chica escuchó una vocecita aguda demasiado cerca suyo.

- ¡Kira-Kira! - se alarmó ella, cubriendo a su amigo instintivamente con las manos - ¿Qué haces aquí? ¡Te dije que te quedaras en casa!
- ¡Rie-chan, me asfixias! @_@
- Ah, gomen ne! ^^u
- Fiu... Ya deberías tener más que claro que NADIE más puede verme si yo no quiero... ¬¬
- Sí, lo sé, lo siento... ^^;;;
- Me sentía un poco solo en esa casa... - explicó la criatura, luego de lanzar a la chica una mirada de reproche - A esta hora sólo esta tu madre... ¡Además ni siquiera puedo hablar con ella! En realidad no puedo hablar con nadie si no estás tú... 8_8 - se lamentó él, poniendo cara de afligido.
- Sí, tienes razón... No quiero que te sientas solo. Si prometes que no vas a hacer ruido, te doy permiso para que te quedes aquí. ^^
- ¡Prometido! ^o^ - aceptó él, levantando uno de sus brazos minúsculos. En ese momento se dio cuenta de algo: - ¡Mira, Rie-chan! ¡Es el mismo chico de ayer!
- Sí... Como si no me hubiera dado cuenta... T_T
- No te deja de mirar... Quizá le quedaste gustando... - opinó Kira-Kira con un tono sugerente.
- ¡Ya no me hables de eso! ¿No ves que es justo lo que estoy tratando de olvidar? T////T
- Lo siento, lo siento... Te pusiste toda roja... xD
- ¡Kira-Kira! T///T

En eso, Rie escuchó un cuchicheo desde adelante suyo. Las chicas del puesto del frente estaban murmurando, y de vez en cuando miraban hacia ella. Entonces volvió a pedir a su amigo que se mantuviera en silencio... Seguro sus compañeros iban a pensar que estaba loca, o algo así... Esta vez pretendía hacer las cosas bien desde el principio. Ya no quería seguir aislándose del mundo, ya no había razón para hacerlo. Después de todo, ya había aprendido a controlar su magia, y desde hace tiempo que ya no ocurría nada... Sí, esos acontecimientos ya no iban a volver a repetirse. Debería tener más seguridad en sí misma. No pasaría nada malo... No, no pasaría nada.

En cuanto anunciaron el receso, Rie se apresuró a salir del aula. Por una parte estaba ese chico que no dejaba de mirarla, y por la otra estaban sus compañeras de adelante, a las que se había unido la chica rubia del puesto del lado... y seguían cuchicheando. Parecía que trataban de decidir algo entre las tres. Cuando Rie ya iba saliendo, oyó que alguien la llamaba.

- ¡Miyahara-san!

Era la chica rubia. Se había acercado a ella junto con sus dos amigas.

- ¿Sí?
- Disculpa... ¿Podríamos hablar contigo un rato? Quisiéramos mostrarte una cosa.
- ¿Una cosa...?
- ¡Sí, ven con nosotras!

"Qué extraño... ¿Qué será lo que quieren que vea? Bueno... De todas formas iré con ellas. Nunca nadie se había acercado así a mí, por alguna razón todo el mundo me evade... Ni siquiera sé sus nombres, pero... de alguna forma siento que conozco a estas chicas desde hace mucho tiempo..."

Durante el camino al patio, Rie aprovechó para observarlas mejor, ya que hasta entonces no lo había hecho. La más baja (pero aún así más alta que ella) era de cabello verde claro con las puntas onduladas. Tenía un aspecto sereno, y sus ojos de topacio miraban todo el tiempo al suelo. Otra era mucho más alta que sus dos amigas; un voluminoso cabello rosa claro de ondas grandes y una muy buena figura le daban un porte de modelo. A diferencia de la anterior, ella llevaba la cabeza bien erguida, con su vista celeste siempre al frente. En cuanto a la última, su pelo rubio parecía flotar movido por una brisa propia mientras caminaba. Iba con una gran sonrisa y sus ojos rosados lo observaban todo a su alrededor. Bueno, no era sólo ella, en realidad; las tres parecían muy contentas por alguna razón.

- Por aquí ya no hay nadie - dijo la del pelo verde, mirando hacia todos lados.

Se habían detenido en un rincón del patio bastante oculto, cubierto en su mayoría por árboles. Cierto, no andaba nadie por allí.

- ¡Bien, entonces ya podemos mostrarle! - exclamó la chica rubia.
- Kasumi-chan, ¿estás segura? - intervino la más alta.
- ¡Claro! ¿Tú lo viste, no? ¿Qué más pruebas quieres? ¡Tiene que ser ella!
- Está bien... - aceptó entonces, al parecer no muy convencida aún.

Entonces las tres le dieron la espalda a Rie, y de inmediato volvieron a voltear. La joven no podía creer lo que veía. ¡Cada una tenía entre sus manos una criaturita peluda y redonda idéntica a Kira-Kira! Bueno, cada uno tenía el mismo color de pelo y de ojos de su dueña, así que en eso diferían de Kira-Kira. Los tres pequeños saludaron a Rie con sus vocecitas agudas. Ella se quedó sin habla unos segundos.

- Ustedes... también... - balbuceó Rie por fin - ¡Yo pensé que era la única!
- Sí, nosotras también... ^^u
- Hasta que nos conocimos. ^u^
- Qué maleducadas, ¡no nos hemos presentado! - se dio cuenta la más alta - Soy Tsudzuki Yura, y él es Waku-Waku - dijo, señalando a su criatura rosada.
- Mi nombre es Hayashi Midori, y este pequeño es Suya-Suya. ^^ - se presentó la del cabello verde claro.
- Y yo soy Kitano Kasumi... ¡y mi amiguito se llama Nori-Nori! - dijo por último la chica rubia - Puedes llamarnos a todas por nuestros nombres, si quieres. ^.^
- Hajimemashite! - saludó Rie, haciendo una reverencia rápida - Ustedes también pueden llamarme Rie... Y éste es Kira-Kira - dijo ella, luego de que éste apareciera en las manos de la chica al llamarlo ésta mentalmente. Rie supuso que las demás también tendrían ese tipo de conexión con sus criaturitas.

Después de saludarse mutuamente, las chicas dejaron a los pequeños a un lado en el pasto, y todas se sentaron a la orilla del camino.

"Estoy tan feliz... Definitivamente no me esperaba algo así. Otras chicas iguales a mí, no puedo creerlo... Espera... ¿Iguales a mí? Eso significa que... tal vez también sean las únicas hechiceras en familias de gente normal, tal vez también puedan hacer cosas que no se pueden lograr sin ningún tipo de entrenamiento... Y... tal vez también les han ocurrido las mismas cosas que a mí cuando era pequeña..."

- Dime, Rie-chan... ¿Por casualidad puedes controlar el agua, de alguna forma? - preguntó Midori.
- Puedo... Puedo caminar sobre el agua... y puedo respirar debajo de ella normalmente, como si fuera aire... ¿Cómo lo sabes? • •
- Es que nosotras también podemos hacer ese tipo de cosas raras... - respondió Kasumi - Yura-chan puede controlar el fuego, Midori-chan la tierra, y yo el aire. ^^
- Entonces supusimos que debía faltar otra chica como nosotras que controlara el agua - completó Yura - Ya sabes... los cuatro elementos de la magia, y eso... Debes haberlo escuchado antes, haberlo leido en algún libro...
- A propósito de libros, - interrumpió Kasumi - Yura-chan nos enseñó a hacer esto, observa.

La chica cerró sus ojos y comenzó a brillar de amarillo. Luego de un segundo, su uniforme se transformó en una malla blanca decorada con cintas amarillas. También llevaba una atada en cada brazo, en el muslo izquierdo y en el tobillo derecho. Tenía el pelo tomado con una pequeña flor a cada lado de la cabeza y usaba unos aretes con forma de rombo, todo en el mismo tono. ¿Pero qué era esto? ¿Acaso estaba soñando? Seguramente no le hacía muy bien ver tanto anime... Desde ahora sólo se dedicaría a su jardín de flores y al acuario que cuidaba en su habitación. Sí, así era mejor...

- Pareces sorprendida - apuntó Midori, con una risita.
- No tiene nada de extraordinario... Se supone que todos los hechiceros pueden hacerlo - dijo Yura. En eso, las ropas de Kasumi volvieron a la normalidad. - ¿Es que no te has enterado?
- Yo... Nunca quise saber mucho sobre mi magia... Más bien... siempre quise olvidar que la tenía... Por eso... seguro hay muchas cosas que no sé... - contestó Rie, bajando la vista.

¿Para qué iba a querer desarrollar más algo que sólo hacía daño a la gente? Era mejor que se quedara allí quieto, guardado.

- No te preocupes... En realidad yo tampoco me interesé en averiguar nada - la animó Midori, con una sonrisa amable - Fue Yura-chan la que nos contó todo esto. ^^
- ¡Sí, no te aflijas! Además seguro que tú también puedes hacerlo. ¡Anda, inténtalo! - le dijo Kasumi con energía.

Al parecer ella era la que estaba más feliz de haber encontrado a la chica que faltaba. Bueno... Rie no sabía exactamente que hacer. Pero en lugar de preguntar, simplemente se quedó mirándola sin decir nada.

- Esto se trata de... liberar tu magia, por decirlo así - intentó explicar Yura - Cuando está libre, puedes explotar todo su potencial. Aunque todavía no es mucho lo que podemos hacer... Aún nos falta práctica. ^^u
- Cuando yo tengo liberada mi magia, puedo hacer torbellinos... No son muy grandes, pero estoy mejorando, jeje ^^u - contó Kasumi - Tal vez tú puedas... hacer llover o algo así. n_ñ
- Tienes que dejar... que la magia fluya por tu cuerpo, sentir como si flotaras en ella - le indicó Midori.

Rie cerró los ojos y trató de concentrarse.

"Bueno, no pierdo nada con intentarlo. Se supone que todos los hechiceros pueden hacerlo, eso ha dicho Yura. Yo también debería poder hacerlo. Además, si lo logro... Eso sería otra prueba más de que sí somos parecidas, de que no soy la única extraña en este mundo... Sí, tengo que poder. Dejar que la magia fluya... Flotar en ella... Que sea libre..."

Efectivamente, la chica logró cambiar sus ropas, pero sólo por unos instantes. Resultaron ser iguales a las de Kasumi, excepto por los tonos azules en lugar de amarillos, y los aretes esféricos.

- Eh... No estuvo tan mal... Por lo menos lo lograste - aprobó Yura - A Midori-chan le costó un poco aprender. n_ñ
- Jeje, sí... - rió la aludida - Con el tiempo lo harás mejor. Después ya no vas a necesitar concentrarte tanto. ^^
- ¡Me acabo de acordar de algo! - exclamó de repente Kasumi, agitando los brazos - Tengo que decirles algo importante.
- ¿Qué pasa, Kasumi-chan?
- Ayer por la tarde encontré esto, miren.

Entonces sacó de dentro de su camiseta un cascabel plateado que traía pendiendo de un hilo alrededor de su cuello.

- Y... ¿Qué tiene eso de importante? • • - preguntó Midori mientras examinaba el cascabel.
- En realidad no lo sé... - admitió ella - Pero Nori-Nori dijo que sentía una magia muy fuerte en él... Dijo que debía ser algo especial, y que tenía que guardarlo bien hasta que supiéramos qué es.
- Claro, tiene razón... Tal vez tenga alguna clase de poder oculto, puede ser peligroso - opinó Yura.
- ... Creo que... lo debe haber perdido algún hechicero... - habló Rie con voz queda - Seguro lo estará buscando...
- Sí, puede ser... - concordó Midori - Es mejor que no intentemos hacer nada con él por ahora.
- Ah... Disculpen por cambiar el tema, pero... ¿Ése que está allá no es tu hermano, Rie-chan?

Kasumi apuntaba a unos árboles a varios metros de ellas. Sí, allí estaba su hermano y... también el chico del cabello azul, quien las observaba desde la distancia. Kotaro estaba diciendo algo a su compañero, pero aparentemente éste no tenía el menor interés. Cielos... ¿Quién sería ese chico? ¿Por qué se empeñaba en mirarla así? Ella no recordaba haberlo visto antes...

- Sí, es mi hermano.
- ¿Y cuál es su nombre?
- Se llama Kotaro...
- Mm... No, no puedo recordarlo... - murmuró Kasumi, aguzando la vista para intentar verlo mejor.
- ¿Por qué te interesa tanto, Kasumi-chan? - preguntó Yura, dando un codazo juguetón a su amiga.
- Es que desde que lo vi...
- Te enamoraste - completó Midori, con una risita.
- Sí... ¡No! - se corrigió Kasumi, haciendo un gesto con la mano como si espantara una mosca - Me parece que lo conozco de algún sitio, pero no puedo acordarme de dónde...
- Tal vez te estás confundiendo... - dijo Rie - Nosotros llegamos hace apenas un mes.
- Y si lo hubieras conocido en ese tiempo, supongo que te acordarías... - agregó Yura, conteniendo la risa.
- ¡Por supuesto! Tan mala memoria no tengo... ¬¬
- Esperen, puede que sí lo conozca... - intervino Rie - Nacimos aquí, pero nos mudamos cuando éramos muy pequeños...
- ¿Y crees que todavía recuerde a alguien que conoció cuando era una niña?
- ¿Por qué no?
- Mm... Tendría que pensarlo... - dijo la chica rubia - Estoy segurísima de que lo he visto antes...
- Perdón... ¿Puedo hacer una pregunta? - empezó Rie tímidamente.
- Sí, claro, adelante. ^^
- ...Ese chico... que está con mi hermano... ¿Cuál es su nombre?
- Se llama Hirakawa Katsuya... - respondió Yura - Es mejor que no te le acerques si no quieres recibir malos tratos de vuelta. Supongo que tu hermano ya se habrá dado cuenta...
- Todo el mundo ha optado por no intentar hablarle más, es un antipático - dijo Kasumi.
- Siempre está solo... Y creo que siempre lo va a estar... Es difícil que alguien quiera estar con él si trata a todo el mundo así... - opinó Midori, mirando al chico con tristeza.
- Pues ése es SU problema. Si está solo es porque quiere estarlo - sentenció Yura.
- No. Seguro tiene algún motivo. En el fondo nadie quiere estar solo... - dijo Rie, con una voz inaudible... que para colmo fue ahogada por el sonido de la campana para volver a clase.
- ¿Dijiste algo, Rie-chan?
- No, nada... Será mejor que volvamos. ^^

Mientras tanto, a unos dos metros más allá, el chico del cabello azul seguía observando a Rie. Cuando el hermano de ella se dio cuenta, le hizo por enésima vez la misma pregunta:

- ¿Qué quisiste decir con eso de "ninfa", eh?
- No te importa.
- ¡Claro que me importa! ¡Ella es mi hermana! ¿Por qué la miras tanto?
- Eso es cosa mía.
- ¡También es cosa mía, ya te dije que es mi hermana!
- Ya sé que es tu hermana... ¬¬
- Por eso, quiero saber que pasa con ella. Apuesto a que te gusta, jeje...
- Claro que no - respondió él con voz cortante, y comenzó a caminar hacia el edificio.
- No me mientas, se te nota en la cara... - insistió Kotaro, mientras seguía al chico.
- Por cierto... - recordó Katsuya - Cuando lleguemos al salón, siéntate en cualquier otro lugar que no sea cerca de mí ¿de acuerdo?
- ¡Por supuesto que no! Yo no me muevo de ahí hasta que me digas qué te pasa con mi hermana.
- ... ¬¬ ... Haz lo que quieras.


**********************************************************************


Luego de clases, las chicas hicieron juntas el camino a casa, como siempre. Por supuesto, esta vez fue un poco diferente, porque habían invitado a su nueva amiga. Por fin estaban las cuatro juntas, y todas se sentían muy felices. Reían y conversaban animadamente entre ellas, exceptuando a Rie. Al principio, ella escuchaba con atención lo que decían, pero pronto fue perdiéndose en sus propios pensamientos, como solía ocurrirle.

"Qué suerte el haberme encontrado con ellas... Chicas parecidas a mí, que tal vez han vivido las mismas cosas que yo... que tal vez han sufrido por las mismas cosas que yo... Y parecen ser buenas personas. Me hablan tan naturalmente, como si me conocieran de toda la vida... Se siente bien ser aceptado por alguien, se siente bien... empezar a tener amigos. ¿Pero qué digo? Nos acabamos de conocer. Aunque espero... Sí, espero que algún día seamos buenas amigas. Ya no quiero estar más sola... En realidad nadie quiere estar solo... Sí... Ese chico... Hirakawa... Tal vez en el fondo se sienta igual que yo..."

- ¿Qué pasa, Rie-chan? ¿Por qué estás tan callada? - le llegó de repente la voz de Midori.
- ¿Qué? Ah, no pasa nada... Sólo estaba pensando... Se nota que ustedes son muy buenas amigas - Sin dar tiempo para que ninguna respondiera, Rie continuó: - Por allá está mi casa, ya me voy. Nos vemos mañana, muchas gracias por todo. ^^

Luego de una inclinación, partió inmediatamente.

- Vaya... Es un poco extraña, ¿no? - comentó Kasumi, mientras miraba a la chica alejarse.
- No... Lo que pasa es que es tímida, eso es todo ^^u - opinó Midori.
- Seguro ha pasado por muchas cosas en su vida. Cosas no muy buenas - dijo Yura, con los ojos fijos en un punto distante de la calle - Con el tiempo irá mostrando más confianza, no se preocupen. Debo admitir que pasar tiempo con ustedes es un buen remedio para los corazones tristes...
- No es para tanto, Yura-chan...
- ¡Síii! ¡Vamos a hacer que Rie-chan también sea feliz! - exclamó Kasumi, dando un saltito.
- Pero no hay que meterse demasiado en su vida, ¿eh? Que eso también molesta... ¬¬


**********************************************************************


- Por fin... Se han reunido todas en esta ciudad...

En medio del bosque, una mujer de largo cabello blanco sonreía con satisfacción. Sostenía en sus manos dos pequeños cascabeles, uno rojo y otro amarillo, que emitían una luz débil del mismo color. Cuando los guardó entre sus ropas oscuras, sus ojos rojos fueron lo único que quedó brillando en medio de esa densa oscuridad.


**********************************************************************

----------Fin Capítulo 1----------

Este primer capítulo no está muy bueno, pero prometo que después la historia se va a poner mejor, jeje... Es que... considero que todo esto es necesario n_ñ.... Bueno, ya no hablo más... Dejen comentarios con su opinión, please!! *__* Se agradecerá de todo corazón ^.^=

~Izumi-chan