~Información ^o^~

Post de instalación de Ijiwaru My Master + Parche aquí~

(Nota 1: Hasta ahora están traducidas sólo las rutas de Ryuka, Leon, Eins y la parte común Delta-Evans, así que no se sorprendan si de pronto empieza a salirles todo en japonés D:)
(Nota 2: En este post estará siempre el parche más actualizado, así que NO es necesario que resuba ningún archivo en ningún otro post. Lo digo porque me han llegado muchos mensajes pidiendo que resuba archivos en posts que ya tienen como 2 años -.- )

Antes de hacer alguna pregunta en los comentarios o en la caja de mensajes, revisen este post de preguntas frecuentes, quizá la respuesta que buscan esté allí :3

IMPORTANTE: Todos los juegos que suba estarán en JAPONÉS, NO en español ni en ningún otro idioma (excepto IMM, claro).

---------------------------------------------------------------------------------

Hola, bienvenid@s a mi blog :'D

En un principio creé este espacio para subir todas las cosas que produzco, esto es, mis escritos y mis dibujos... Y cualquier otra cosa que pudiera salir y tuviera ganas de compartir :'D

Pero resulta que, desde que inicié mi proyecto de traducción del juego otome "Ijiwaru My Master", comenzaron a llegar un montón de personas interesadas en ese tipo de juegos... A esa altura decidí transformar este blog en un espacio dedicado a los juegos otome-- Donde compartiré traducciones, reseñas, opiniones y algunas descargas de esas historias que tanto me fascinan *o*

Siempre he querido hacer algo para que los otome se hagan más conocidos por los hispanoparlantes-- Creo que con esto estoy haciendo mi aporte x3

Espero que les guste esta nueva imagen y contenido del blog, que lo disfruten y me dejen sus comentarios, críticas, sugerencias y demases :D

~Izumi~ ^^=

~Trabajo en progreso x3~


En este espacio voy a ir anotando todos los proyectos en que esté trabajando y el grado de avance que llevo en ellos. SI NO APARECE NADA NUEVO AQUÍ ES PORQUE NO HAY NADA NUEVO. Así ya no tendré que responder una por una a las personas que pregunten cuándo habrá actualizaciones de IMM C:

[19 de Agosto de 2015] Hiatus hasta nuevo aviso ・ω・


- [Under the Moon] Novela visual, introducción (33/184 archivos, 17,93%).

- [Ijiwaru My Master] Novela visual, ruta de Delta (40/69 archivos, 57,97%).

- [Amnesia] Anime, Capítulo 11 (10% aprox)

- [Kuro to kin no akanai kagi] Serie de OVAs, Episodio 2 (0%, ni siquiera he visto el OVA todavía -w-)

- [Diamond Heart] Mi propia novela visual, resumen bien general de cada ruta.
(Introducción: 40% aprox; Dimitri: 10% aprox; Ethan: 20% aprox; Moebius: 35% aprox; Drei: 55% aprox; 13 de 16 finales *o*)

- [Heart no Kuni no Alice] Novela visual, reseña de la ruta de residencia de Ace (1% aprox :'D)

- [Real Rode] Novela visual, reseña de la ruta de Lukia (0% TwT)


viernes, 27 de marzo de 2009

[Yoru no Taiyou] Capítulo 03

Capítulo 3: "Algo"
(Algo) ----> (Sin título todavía, siempre lo pongo cuando termino xD)

*************************************************************************

"¿Quién habrá sido esa chica? Asamiya Emiko, dijo que se llamaba… ¿Y para qué habrá querido ese cascabel? No dijo exactamente "es mío", sino "lo comparto con otras personas". Me gustaría saber para qué sirve… Aparte de eso, me gustaría saber cómo conocía nuestros nombres. Dijo algo de que… alguien le había hablado de nosotras. Que le habían dicho que se cuidara… de mí, que yo podía ser peligrosa… No veo por qué, yo no sé hacer nada de magia… Además ella se veía tan poderosa… Algo me dice que no debemos entregarle los cascabeles esos así nada más, pero… no va a ser nada fácil detenerla si ella viene decidida… …Uwaa, no entiendo nada…"

- Si quieres yo te puedo explicar.

Rie se sobresaltó al escuchar una suave voz de mujer muy cerca de ella, siendo que no había nadie más en la habitación. Volteó instintivamente hacia donde provenia la voz, y al hacerlo bruscamente por el susto, se cayó de su cama, donde estuvo sentada hace unos segundos.

- Jeje, lo siento… No pensé que fueras a asustarte tanto… ^^u
- …¿Q-Quién es usted? ¿C-Cómo entró?
- Tranquila, mi niña, no pasa nada… Vuelve a sentarte.

La voz que la había dejado en el suelo pertenecia a una chica de largo cabello violeta que le sonría serenamente. Se notaba que era más o menos de su edad, pero algo en su expresión la hacía parecer mucho más madura. Tenía unos preciosos ojos verdes, de un color muy parecido al de los de Rie. Su silueta era transparente y algo borrosa, como la de un fantasma.

- Deja que me presente. Mi nombre es Ayame.
- …Hajimemashite… Atashi… Miyahara Rie desu…
- Ya sé quién eres – le dijo Ayame, riendo de buena gana – Sabía que ibas a reaccionar así… ^^
- A-Ano… Cómo… ¿Cómo sabe quién soy? • •
- Digamos que… he vivido contigo desde que naciste.
- ¿En serio? Yo nunca la había visto…
- Claro que no. Soy un espíritu, y habito dentro de tu cuerpo. No había podido salir y hablar contigo… Hasta ahora que ya se juntaron todas y un cascabel ha aparecido.
- Un momento… ¿Un espíritu dentro de mi cuerpo? O sea que… ¿todo este tiempo estuvo observándome? Y usted también habla de que "ya se juntaron todas", y sabe de los cascabeles… ¿Me puede explicar… qué es todo esto?

Rie por fin se levantó del suelo y se dejó caer en su cama celeste, sujetando su cabeza con las manos. Después de todas las cosas extrañas que le habían sucedido en los últimos días, ahora ocurría otra más… Sinceramente, eso le causaba que la cabeza le diera vueltas. Si alguien no le explicaba de una vez qué estaba pasando, tal vez se volvería loca.

- Sí, se supone que para eso me instalé a vivir contigo, en primer lugar… Claro que también quería conocerte, pero…
- ¡Entonces usted SÍ sabe algo! – al oír eso, la chica de cabello celeste se sentó de un salto en la cama - ¿Me puede decir, por favor?
- Vaya… Parece que estás muy impaciente.
- Sumimasen… Es sólo que… necesito saber qué está pasando… Y… usted sabe…
- Entiendo – asintió Ayame con una sonrisa cálida – Entonces es mejor que empiece de inmediato.
- …Muchas gracias…

Rie se acomodó en la cama, se arregló la falda y luego puso ambas manos cerradas sobre ella, disponiéndose a escuchar. Le daba la impresión de que sería una conversación larga e importante, no podía perderse ni un detalle de ella. Mirando a Rie con unos ojos ahora muy serios, Ayame comenzó a hablar.

- Sé que has oído varias veces que te llaman “ninfa”. A ti, y a las otras chicas: Kasumi, Midori y Yura – Rie asintió, escuchando muy atenta - Pues eso es lo que son. Ninfas. No son exactamente hechiceras…
- Y… ¿Qué es eso?
- Digamos que… son las protectoras del Yoru no Taiyou. Sí, ésa es su misión.
- …¿Yoru no… Taiyou?
- Sí, el Yoru no Taiyou. Es un artefacto mágico. Una pequeña caja con once cascabeles dentro.
- …¡Cascabeles! – Rie no pudo evitar soltar una exclamación al oír aquella palabra.
- Ya tuvieron la oportunidad de ver uno, ¿verdad? – la chica de pelo celeste asiente – El que encontró Kasumi-chan es uno de los siete cascabeles de control. En palabras sencillas, esos cascabeles sirven para que el poder del Yoru no Taiyou no se vuelva loco… Para mantenerlo concentrado dentro de la caja y permitir focalizarlo en una sola persona. El dueño del Yoru no Taiyou.

Rie intentaba memorizar cada una de las palabras que Ayame le iba diciendo. Todo era muy importante, necesitaba entender lo que estaba ocurriendo a su alrededor. También tenía que contárselo a las chicas, que seguro estaban tan confundidas y preocupadas como ella.

- Los otros cuatro que quedan corresponden a los cascabeles de poder. Contienen la esencia de los cuatro elementos de la magia: fuego, tierra, aire y agua.
- Sí, Yura-chan me habló de eso… Por eso las chicas adivinaron que yo controlaba el agua, era el único elemento que faltaba…
- Así es – la chica del cabello violeta le sonrió cálidamente – Cada una de ustedes es la protectora de uno de los elementos.
- Protectora… ¿A qué exactamente se refiere con eso?
- Verás… El Yoru no Taiyou es un artefacto sumamente poderoso. Tiene la propiedad de darle a su dueño un montón de habilidades que son muy difíciles de alcanzar con un entrenamiento normal, como invisibilidad, la capacidad de viajar en el tiempo, una vida considerablemente más larga, y juventud eterna, por mencionar algunas…Además de concederle increíble poder mágico, claro.
- …!! ¿En serio existe tal cosa? – Rie observaba a Ayame sin poder creerlo.
- Existe, lamentablemente – Ayame bajó su vista al suelo, y Rie pudo notar como la luz se iba de sus ojos verdes. – Suena maravilloso cuando lo escuchas, pero en realidad no es así. Ese artefacto sólo se puede crear durante un eclipse solar. Durante un momento en que el sol desaparece. Cuando el sol no está, aunque sea de día. Es como si esa caja se tragara el sol.

Se hizo el silencio por unos instantes. Un silencio pesado, a pesar de que las cortinas flotaran grácilmente junto a las chicas y luminosos rayos del atardecer se colaran por la ventana.

- Es curioso, ¿no? – Ayame levantó la vista hacia su interlocutora, con una sonrisa melancólica en el rostro - El nombre te dice que es un sol que ilumina incluso en la noche… Pero no es así. Se trata de un sol oscuro. Un sol que fue robado al día. Es un artefacto que te entrega muchas cosas… Pero a cambio te quita muchas cosas – En la mente de Ayame, en medio de una niebla plateada, comenzaron a dibujarse las siluetas de dos niñas, y también la de la persona que más amaba en este mundo… - Te consume poco a poco, y hace que tú consumas lo que hay a tu alrededor… Es un artefacto maldito.
- Hidoi… (n/a: eso es terrible)
- Como comprenderás, no sería nada bueno que cualquier persona pudiera poseerlo – dijo finalmente Ayame, sacudiendo la cabeza para alejar esos recuerdos.
- …¿A eso se refería cuando decía que somos “protectoras”? Debemos proteger el Yoru no Taiyou, ¿no?
- No, eso no. Lo que deben hacer es destruirlo. Encontrar cada uno de los once cascabeles, ponerlos en la caja y destruirlos. El Yoru no Taiyou nunca debió haber existido.
- Así que ésa es nuestra… ¿misión? – Rie no podía creerlo. Una responsabilidad tan grande, y la habían elegido a ella… ¿Por qué? Casi podía sentir el peso sobre sus hombros.
- Exacto. Las piezas del Yoru no Taiyou fueron separadas por su propio creador, cuando ya no pudo soportar más los efectos que éste tenía sobre él… Los cascabeles ahora están dispersos, y sólo ustedes, las ninfas, van a ser capaces de localizarlos. Por eso las personas que buscan volver a armar el Yoru no Taiyou van a andar rondando a su alrededor todo el tiempo.
- ¿Las personas que…? – de pronto Rie recordó los acontecimientos del día anterior – Asamiya-san… Ella dijo que si encontrábamos otro cascabel, debíamos entregárselo a ella sin oponer resistencia… También dijo que el cascabel no era suyo, que lo compartía con otras personas…
- Así es. Por lo que sé, hay un grupo de personas detrás del Yoru no Taiyou. Si no me equivoco, deberían ser cuatro. Una para cada elemento – se apresuró a aclarar Ayame, al ver que Rie ponía cara de interrogación – Había una persona que tenía esa idea… Que si cada elemento fuera controlado por una persona distinta, sería más fácil dominar el poder del Yoru no Taiyou. Mucho más fácil que para una persona sola, por lo menos.


Después de escuchar todo esto, muchas cosas comenzaban a tener sentido para Rie. Eso de que las llamaran “ninfas”, lo del cascabel que Kasumi encontró, la aparición de Asamiya y muchas de sus palabras… Lo único que no podía entender era el desprecio que veía en sus ojos castaños cuando la miraba.

- Nee, Ayame-san… ¿Usted sabe por qué Asamiya-san me mira de esa manera? Es como si… Como si pensara que yo le he hecho algo malo, como si me odiara por alguna razón…
- Yo no sé más de Emiko que tú… La acabo de conocer ayer, igual que tú. ¿Por qué tendría que saberlo? Yo no soy Dios… xD – Dicho esto, soltó una buena carcajada.
- Yo creí que… um… Lo siento #u.u# - La mirada de Rie se cayó al piso, y el color comenzó a subir por sus mejillas.
- Está bien, no te preocupes – la consoló Ayame, dándole palmaditas en la cabeza – Sé muchas cosas de antes de que nacieras, pero de después de tu nacimiento… Sé lo mismo que tú. He estado siempre contigo desde que llegaste a este mundo.
- Cierto… ¿Cómo es eso de que habitas dentro de mí? Eso dijiste, ¿verdad? Eres… ¿un fantasma? – le preguntó Rie, con los ojos muy redondos.
- No exactamente ^^u Pero si te refieres a que estoy muerta, sí, lo estoy – contestó ella, con una gran sonrisa.
- …Vaya… • • - Luego de escuchar eso, Rie pestañeó varias veces antes de volver a hablar - ¡Uwaa, hay un montón de cosas que me gustaría preguntar! Todo es tan raro y complicado… - La chica se dejó caer hacia atrás en su cama celeste y estiró los brazos.
- Tranquila, tranquila, todo a su tiempo ^^ - le sonrió Ayame, mirándola con dulzura – Mira, voy a darte algo, para ti y las demás niñas. Extiende tus manos.

Así lo hizo ella, y la imagen de Ayame comenzó a brillar. En las manos de Rie aparecieron cuatro anillos de plata con resplandecientes gemas de distintos colores.

- Son objetos mágicos. Hay uno para cada una. Es lo único que puedo hacer por ustedes en este estado.
- El rojo es para Yura-chan… El amarillo para Kasumi-chan, el verde para Midori-chan y el azul es mío, ¿verdad?
- Exacto ^^. Cuando liberen su magia, el anillo se va a convertir en el objeto mágico, y entonces lo van a poder usar para dirigir los hechizos y sostener su magia. Es muy difícil mantener un hechizo sin un objeto de apoyo.
- Sí, recuerdo que Asamiya-san dijo algo así… ¡Muchas gracias por este regalo! – le dijo Rie, inclinándose respetuosamente.
- De nada, no hay problema… ^^ ¿Sabes qué? Me gustaría escuchar todas esas preguntas que querías hacerme.
- ¿En serio? • •
- Sí, así que vamos. ¿Cuál será la primera? ^^


*************************************************************************


- ¡Vaya historia…!
- ¿Y qué más te dijo?
- Sólo eso. En lo que más puso énfasis fue en que entrenaramos nuestra magia lo más posible.

Al día siguiente, Rie citó a sus tres amigas en el parque y les contó todo lo que había le había dicho Ayame con lujo de detalles, tal como la misma Ayame le había pedido ya que sólo podía comunicarse con ella, por habitar dentro de su cuerpo. Yura y Kasumi parecían entusiasmadas con la idea de tener una “misión especial”, mientras que Midori se sentía más bien preocupada por lo que pudiera pasar, al igual que Rie.

- ¡Claro que tenemos que entrenar! – afirmó Yura, alzando un puño al cielo – Tenemos que estar preparadas para cuando esas personas vuelvan a aparecer.
- Y para algún día recuperar el cascabel que ellos se llevaron… >_>
- Sí, eso también… -__-
- ¡Entonces en eso quedamos! ¡Vamos a juntarnos todas las tardes a practicar!
- ¿Qué van a practicar? ¿Un baile, o tal vez una obra?

Todas miraron en dirección a la voz. Detrás de ellas estaba el chico alto de cabello gris que se le había pegado a Yura el día que fueron a la cafetería a pedir trabajo para Rie. Las observaba con una gran sonrisa y saludaba ondeando una mano. Inmediatamente después, se acercó para unirse al grupo.

- Nada que te importe, Minoru – le respondió Yura, con cara de “ya apareció otra vez” - ¿Tú que haces aquí?
- Aww, ¿no estás feliz de verme? 8_8 *ojos llorosos y tiritones xD*
- No.
- Qué mala eres… T_T ¡Ah, Rie-chan! – exclamó el joven, pasando de una fingida tristeza a su alegría habitual en cosa de segundos – Así que nos volvemos a ver. Has estado practicando mucho tu patinaje, ¿verdad? ^^
- Sí, ya lo hago bastante bien… Aunque todavía se me caen las cosas de la bandeja de vez en cuando… ^^u
- Bah, no te preocupes, lo vas a hacer muy bien. ^^ - la animó Minoru, dándole unas palmaditas en el hombro.
- Vaya… Mira quién viene ahí, Kasumi-chan… - le susurró Midori a su amiga, dándole un codazo juguetón entre risitas.
- ¿Quién? ¿Quién? – quiso saber ella – Ah… Ya dejen de molestar con eso, les dije que no era lo que pensaban… >////<

Al divisar al grupo desde el otro extremo del parque, el hermano de Rie se apresuró a llegar hasta ahí, dando grandes zancadas. En ambos brazos traía bolsas de supermercado.

- ¡Hola, chicas! ¡Hola, Minoru-san! =D
- ¡Hola! ^^
- Ah, ¿ya se conocen? – preguntó Yura, sorprendida.
- Sí, nos conocimos en los juegos de video, hace tiempo… Cuando recién llegamos a la ciudad – contó Kotaro, sonriendo como siempre - ¿Y qué hacían aquí, todos reunidos? =3
- Rie-chan me estaba contando cuánto había avanzado en su patinaje, ¿verdad? – Minoru miró a Rie, la cual asintió dirigiéndose a su hermano.
- Es cierto, se ha esforzado mucho con eso la última semana – comentó Kotaro - Entras a trabajar mañana, ¿no?
- Sí, así es. ^^
- ¡Uwaa, entonces iré a verte mañana! – exclamó Minoru con entusiasmo – Para darte ánimo. ^^ Además, seguro te verás muy linda con tu uniforme, jeje… <3 br="" cara="" de="" pervertido="" xd="">- …#• •#
- Minoru… Deja a Rie-chan en paz ¬¬# - lo regañó Yura, lanzándole una mirada asesina y alejándolo de un tirón de su amiga.
- ¿Quéeee? ¿Ahora qué hiceee? 8_8
- Y pregunta, el muy descarado… ¬¬
- ¡YUKIHIRO-SAAAAAN~~! =D

Todos se sobresaltaron al escuchar el grito enérgico de Kotaro, que saludaba a alguien hacia el otro lado de la calle. Era un joven de pelo castaño rojizo y anteojos, que le devolvía el saludo con la mano que tenía libre. En la otra llevaba unos cuantos libros y una bolsa pequeña. Kotaro le gritó que se acercara, pero el chico negó con la cabeza, y con una sonrisa nerviosa, le hizo señas de “tengo prisa” apuntando a su reloj de pulsera. Haciendo caso omiso al mensaje del joven, Kotaro cruzó la calle en dos saltos y se devolvió llevando a su amigo del brazo.

- Sólo un momento… Él es Yukihiro, lo conocí hace poco en un café, cuando le derramé el jugo encima, jeje… ^^u
- Matsui Yukihiro desu… Hajimemashite ^^;; - se presentó el joven, con una inclinación.
- Ellos son Minoru-san, Yura-chan, Kasumi-chan, Midori-chan, y mi hermana Rie.
- Hajimemashite~ ^^
- Vaya, Kotaro, pareces que conoces a todo el mundo ._. – comentó Kasumi.
- Algo así, jeje xD – rió él, al parecer orgulloso de ello.
- …¿Midori-san? – pronunció Yukihiro, examinando a la muchacha - Eres la chica de la librería, ¿verdad?
- S-Sí, así es… ^^ - confirmó Midori, un tanto nerviosa.
- Ah, acabo de pasar por ahí… - dijo él, mostrando la bolsa – Me atendió tu hermana… Kyoko-san, creo…
- Sí, ése es su nombre… Qué buena memoria. ^^ - le dijo ella, sonriendo.
- Je, necesitas tenerla para estudiar leyes… - El cumplido hizo que el chico se pusiera un poco rojo y que la sonrisa nerviosa regresara a su rostro. - ¡Ah, es cierto! Tengo prisa, voy a juntarme con unos amigos para estudiar, y estoy retrasado… Lo siento ^^;;
- Así que eso te estaba diciendo, y tú lo obligaste a venir, Kotaro, qué desconsiderado – lo regañó Yura.
- No, no, está bien… Fue un gusto conocerlos, espero que hablemos más en otra ocasión… ^^;;

Luego de despedir al chico, Midori se quedó viendo su espalda hasta que se perdió de vista al doblar en una esquina… y los demás la quedaron mirando a ella todo ese rato.

- Vaaaaaya, así que ÉL es el famoso Matsui-san… ¬u¬ - comenzó Kasumi, en parte vengándose por lo que le había dicho Midori a ella al llegar Kotaro.
- Kasumi-chan… >////<
- ¿Por qué dicen eso? – preguntó Rie - ¿Ya habían oído hablar de él? • •
- Cómo no haber oído… Él siempre va a comprar a la librería de la familia de Midori - le contó Yura – Y ella habla muuuucho de él… De cómo es tan lindo y gentil con ella y esas cosas.
- Aaaah, ya veo… Midori-chan está enamorada ^^ - declaró Minoru, sonriendo a la aludida.
- Ya basta… T////T
- ¡Jajaja, qué cara pones, Midori-chan! xD – rió Kasumi, con su contagiosa risa habitual. Los demás no pudieron evitar imitarla, ante lo cual el rojo de la cara de Midori siguió aumentando.
- Nee… ¿No teníamos cosas que hacer, chicas? T____T
- ¡Aaah, no, no, no! No hacen nada, Yura-chan, tú vienes conmigo >.< - Minoru agarró de pronto a su amiga del brazo y comenzó a arrastrarla hacia la calle - ¡Adiós, chicos! ^^
- ¿Cómo que “adiós, chicos”? ¿Quién te dijo que iba a ir contigo? – reclamó Yura, luchando por soltarse.
- Hace siglos me prometiste que saldrías conmigo, ¿no recuerdas?
- ¡Nunca te prometería algo así! – le contestó ella, todavía forcejeando inútilmente - ¡Y si lo hice, habrá sido porque me molestaste tanto que lo hice por cansancio! ##
- Bueno, no importa si no te acuerdas; Yo sí me acuerdo y quiero que ese día sea hoy. ^^
- ¡Ahora no puedo, tengo cosas que hacer! ><#
- No me interesa, ahora vas a salir conmigo. ^^

A pesar de que la chica seguía resistiéndose, ya casi habían llegado a la calle. Al ver la situación, sus amigas decidieron ayudar... al joven.

- Nee, Yura-chan, ¿por qué no vas con él? – intervino Midori – La práctica podemos dejarla para mañana… ^^u
- Supongo que voy a tener que ir… Cuando a éste se le mete algo en la cabeza no hay quién se lo saque T_T ¡En verdad lo siento, chicas! – se disculpó Yura.
- No te preocupes, ve tranquila. ^^u
- ¡Bieeeeeeen! ¡Muchas gracias!

Minoru se despidió de todos con una mano y se llevó a Yura con la otra. Ella por fin dejó de resistirse y cruzó la calle junto a él. Aun cuando ya estaban en la acerca contraria, pudieron oír cómo ella lo regañaba.

- ¡Qué infantil eres! ¡Te detesto! ><#
- ¡Gracias, yo también te adoro! ^^ - le contestó él, llevándola de la mano con una sonrisa ancha.

- ¡Uwaa, cómo quisiera tener un novio tan enérgico como él…! – suspiró Kasumi, mirando cómo la pareja se alejaba - ¡Me encantaría que alguien me quisiera así!
- Minoru-san no es novio de Yura-chan, ¿verdad? – quiso saber Kotaro.
- No, pero él dice que se enamoró de ella a primera vista hace como 3 años, en las máquinas de baile – contó Midori – Desde entonces que no se cansa de perseguirla… Y ella siempre lo rechaza, pobrecito… ^^u
- Son tan lindos esos sentimientos que duran por años… - volvió a suspirar Kasumi, con los ojos brillantes – Por ejemplo, sería genial enterarme de que el niño que me gustaba cuando era pequeña me sigue queriendo hasta ahora… *w*
- Sí, supongo que sería genial – concordó Kotaro, mirando al cielo. La rubia se quedó observando detenidamente esta reacción, al parecer intentando decidir algo.
- Bueno, entonces la reunión se suspende… - Midori rompió el silencio que se había producido, haciendo ademán de retirarse – Ya que voy a tener la tarde libre, debería ir a ayudar un rato a mis hermanas en la librería…
- Midori-chan, tú siempre trabajando… Deberías dejar un poco de tiempo para ti – le aconsejó Kasumi.
- No es justo que yo no haga nada mientras mis hermanas trabajan – replicó ella, levantándose de su asiento - ¡Nos vemos después!

Despidiéndose de sus amigos con una mano, Midori se retiró. Las otras dos chicas también se pusieron de pie, y Kotaro empezó a recoger las bolsas de supermercado que había dejado en el piso a su alrededor.

- Entre tanta conversación, se me había olvidado que mamá espera que le lleve estas compras desde hace rato… Rie-neechan, ¿me acompañas a casa? – le preguntó el chico.

Ella le iba a contestar que sí; Después de todo, ya no tenía nada más que hacer fuera de casa. Además, quería volver pronto porque en la mañana había salido tan rápido y distraída pensando en todo lo que tenía que contar a sus amigas, que había olvidado alimentar a los peces del pequeño acuario en su habitación. Sin embargo, cuando vio a Kasumi negando con la cabeza y juntando las manos con cara de “¡por favor!” por detrás de su hermano, comprendió el mensaje y decidió hacer caso a su amiga, que al parecer quería ser ella quien acompañara al chico.

- Eh… Ahora no puedo… Tengo algo importante que hacer – se disculpó Rie – Por cierto, ¿podrías alimentar a mis peces por mí? Salí tan apurada que lo olvidé… -___-
- ¿Olvidaste alimentarlos? – repitió él, sorprendido – Es la primera vez que eso ocurre…
- Ojalá nunca ocurra de nuevo, pobrecitos T_T
- No te preocupes, en cuanto vuelva a casa les pondré comida – la consoló él, dándole unas palmaditas cariñosas en el hombro.
- Muchas gracias… ^^;;
- Bueno, entonces me voy solo… Cuídate, y trata de no volver muy tarde, ¿eh? – le advirtió él, mientras tomaba la última bolsa que quedaba en el piso. Ella asintió.
- ¿Te acompaño? – le ofreció entonces Kasumi al chico – No tengo nada que hacer, y me encantaría conversar contigo. ^^
- Supongo que está bien… Mientras no sigas insistiendo con tus ideas raras de que me conocías de antes o algo así…
- No insisto con eso, ¡te lo prometo! – dijo ella, volviendo a juntar las manos.
- Vaaaaale, acompáñame entonces. ^^u – aceptó él.

Luego de que su hermano y su amiga se despidieran y partieran, Rie se quedó sola en el parque, sin nada que hacer. Entonces se encaminó hacia el lago, preguntándose si sería verdad que Kotaro y Kasumi se habían conocido en algún momento antes y él se había olvidado, como afirmaba ella. En eso estaba, cuando oyó una voz muy aguda que la llamó a sus espaldas.

- ¡Rie-neechan!

Al voltear, vio que se acercaba corriendo Hanako, la pequeña que había conocido en el parque el día anterior a su entrada a la escuela nueva. Venía acompañada de otra niña, al parecer de su misma edad.

- ¡Hanako-chan! ¡Qué bueno verte! – la saludó Rie, recibiéndola en sus brazos luego de un salto que la niña dio para abrazarla - ¿Has estado practicando lo que te enseñé? ^^
- ¡Sí! ¡Se me caen pronto, pero ya puedo levantar objetos pequeños! ¡Anoche levanté mi cepillo de dientes! – le contó Hanako, con una radiante sonrisa.
- Jeje, me alegro de que estés tan contenta ^^ - Rie la dejó en el suelo y se inclinó un poco para arreglarle el peinado. - ¿Me presentas a tu amiga?
- ¡Ah, sí! Ella es Sanae-chan.
- ¡Mucho gusto! – Sanae hizo una inclinación. Era un poco más alta que su compañera, tenía los ojos celestes y llevaba un cintillo en la melena azul.
- La verdad es que nos conocemos de hace tiempo, pero hace sólo unos días que somos amigas – dijo Hanako.
- En realidad siempre quise ser su amiga – confesó Sanae, mirando al suelo – Nunca creí que fuera mala como los otros decían, y todo el tiempo estaba tan sola… Lo que pasa es que me daba miedo que los demás ya no quisieran estar conmigo si era su amiga… ¡Pero ahora no me importa! ¡Me alegro mucho de haberla invitado a jugar conmigo! – Entonces, las dos pequeñas sonrieron.
- Yo también me alegro mucho de eso ^^ - les dijo Rie, sonriendo también. Luego, en voz baja agregó: - Si alguien dejara de querer estar contigo por eso, entonces no valdría la pena que te entristecieras por haber perdido a esa persona…

En la cabeza de la joven comenzó a pasar una serie de imágenes un tanto borrosas, como fragmentos polvorientos de la película de su memoria.

- ¡Sabemos que fuiste tú la que cortó el pelo de Keiko-chan!
- ¡Nosotros no te tenemos miedo!

Tres niños mayores que ella gritándole.

- Ya no puedes levantarte, ¿eh? A ver si aprendes…

Tres niños riéndose de ella. Ella sentada en medio de un matorral de rosas, empapada de nieve. Una gotita roja cayendo de su boca a su pequeño abrigo blanco.

- ¡Mi hijo nunca hizo nada malo! ¡Sólo quería ser tu amigo! ¡Eres un monstruo!

Una señora llorando, abrazando a un niño que gritaba sin emitir ningún sonido. En lugar de voz, un hilo de sangre salía de su boca.

- Yo… no quería… No lo hice…

El piso y las paredes teñidos de rojo. Igual que sus sandalias y su vestido azul de verano.

- Ya no te preocupes, estoy aquí. Vamos a volver con papá y mamá.

Su hermano Kotaro, de 6 años de edad, tomándola de la mano y ayudándola a levantarse. En su abriguito blanco se habían juntado cientos de gotitas rojas.

- Rie-neechan, ¿estás bien?

La voz de Hanako detuvo la sucesión de imágenes. De repente recordó que estaba en una acera, frente al parque, que tenía 18 años y había dos niñas pequeñas con ella, las cuales la miraban con preocupación.

- Sí, estoy bien, no pasa nada – sonrió Rie – Vengan, las voy a llevar a mi lugar secreto. ¡Es el lugar más lindo de toda la ciudad!


*************************************************************************


- ¡Rie-neechan, hay un señor herido aquí, ven rápido!

La joven oyó a lo lejos la voz de las niñas, quienes al ver el lago y el campo de flores por entre medio de los árboles, se habían adelantado corriendo emocionadas. Al escuchar el llamado, Rie se precipitó hasta allí, casi segura de saber lo que encontraría al llegar.

- Otra vez estás así… Hirakawa-kun…

Allí estaba él, con la ropa manchada de sangre en diversos lugares y visibles cortes en todo el cuerpo. Rie se acercó a él y se dispuso a curarlo, sin preguntar ni pedir permiso.

- Esta vez tus heridas no están tan feas – comentó ella mientras sus manos brillaban en celeste.
- Tú trajiste a estas niñas, ¿verdad? – preguntó él, sin mirarla.
- Sí… ¿Te molesta?
- Claro que me molesta – afirmó Katsuya, lanzando una mirada nada amistosa a las niñas, las cuales se acercaron un poco más entre ellas y se alejaron del joven.
- Lo siento… Es que tenía muchas ganas de que ellas conocieran este lugar – se disculpó ella. Comenzaron a temblarle un poco las manos. – Pero ne, nosotras podemos quedarnos un poco más allá, así no te molestamos – Sin dejar que él replicara, continuó: - Niñas, vayan a jugar un poco más allá, ¿sí? En cuanto termine de curarlo voy con ustedes, ¿vale? ^^;;
- …Vale – aceptaron las niñas, y se alejaron bastante por el campo de flores, volteando de vez en cuando a mirar a Katsuya con cara asustada.
- No tenías que hacer eso – le dijo él, con un tono neutro.
- Es que… tú dijiste que te molestaba…
- ¿Y si yo digo que quiero que hagas algo ridículo, lo vas a hacer? ¿Siempre vas a hacer todo lo que yo diga?

Luego de decir esto, Katsuya se quitó la camisa y la tiró a un lado. También tenía heridas en el pecho, pero en menos número que en otros lugares del cuerpo. Su pelo azul caía por sobre sus anchos hombros hasta el suelo donde estaba sentado, y también estaba salpicado de rojo en algunas partes. Rie se quedó sin palabras ante esta visión.

- A… a… a-ano… ¿Por qué…? #• •#
- Me la quité porque estaba empapada de sangre y hace calor. Es desagradable – explicó él sin dejarla terminar, como si fuera lo más natural del mundo, mientras revisaba el brazo que Rie acababa de terminar de curar.
- Ah… Cla-claro… ^^;;; - Con el rostro rojo por completo, intentó seguir curando al chico, fijando intensamente la vista en una flor blanca que había junto a sus piernas.


***************************************************************************


CONTINUARÁ xDDD
Todavía me falta un poco del capítulo.... Está en proceso xD
..............................................................................